INTERNACIONALES: LIC. SANTIAGO PEREZ

A semanas del mundial, la ola de protestas se extiende en Brasil

A días del inicio del tan esperado mundial de fútbol, la situación social en Brasil no da respiro. A las manifestaciones de la pasada semana en São Paulo, Rio de Janeiro...

26 de May de 2014

(Rio de Janeiro) - A días del inicio del tan esperado mundial de fútbol, la situación social en Brasil no da respiro. A las manifestaciones de la pasada semana en São Paulo, Rio de Janeiro y Belo Horizonte, se le suma ahora una ola de huelgas que afecta el normal funcionamiento del país.

La Policía Civil en Rio de Janeiro se declaró en cese de actividades el pasado miércoles. Los uniformados reclaman mejoras en las condiciones de trabajo y una política de seguridad al servicio de los ciudadanos. El salario mínimo de un Policía Civil es hoy de 430 dólares estadounidenses, el cual puede ascender hasta los US$ 1.680 con los adicionales de servicio y antigüedad. La paralización también alcanzó a las fuerzas de los estados de São Paulo, Minas Gerais, Espírito Santo, Amazonas, Pará, Alagoas, Paraíba, Tocantins, Mato Grosso do Sul, Santa Catarina, Rondonia y Bahia.

En estos momentos, el Ministerio Público Federal (MPF) se encuentra investigando una posible huelga de la Policía Militar de Rio de Janeiro, que tiene previsto desarrollarse durante la Copa del Mundo. Policías intercambiaron mensajes por las redes sociales en los cuales hacían referencia a una eventual paralización el próximo día 15 de Junio. Autoridades trabajan para evitar que se dé en Rio de Janeiro una situación similar a la acontecida en Recife la semana pasada, donde el Ejército debió intervenir para detener una ola de asaltos desatada tras el inicio de una huelga policial.

En São Paulo, mayor centro urbano del país, una huelga de conductores de ómnibus generó trastornos este miércoles, sobrecargando el servicio de Metro y dejando sin posibilidad de transporte a 230 mil personas. Los huelguistas bloquearon garages y terminales, consiguiendo paralizar el funcionamiento del sistema. Ante la ausencia de transporte público, miles salieron a las calles con automóviles particulares; ello derivó en interminables filas de embotellamientos que alcanzaron la increíble extensión de 200 km en los accesos a la ciudad. Los trabajadores negocian con las empresas un aumento de sueldo del 10%.

Profesores y empleados administrativos de distintas universidades en São Paulo anunciaron para la próxima semana una huelga con reclamos contra el congelamiento salarial. En Rio, maestros de escuela dejaron a miles de alumnos sin clases al declararse en huelga por tiempo indeterminado. Un grupo reducido de maestros (aproximadamente 300) participó de protestas frente a la Asamblea Legislativa de Rio de Janeiro (ALERJ).

Por último, y como si todo esto fuera poco, los trabajadores de la salud se declararon también en huelga en el Estado de Rio de Janeiro por tiempo indeterminado. La medida de fuerza comenzó el pasado miércoles 21 y se reclama un reajuste salarial del 100% tras 14 años sin correcciones.

De más está decir que el escenario en Brasil se observa complejo. La economía muestra un crecimiento débil, la inflación ha subido hasta el 6,5% y a pocas semanas del Mundial son diversos los sectores en conflicto. Las elecciones presidenciales de octubre no hacen más que echar leña al fuego, con pujas políticas que obstaculizan la resolución de las disputas.
 

 

Sobre Santiago Pérez

Es Licenciado en Relaciones Internacionales. Observador de la política internacional desde el enfoque realista, es columnista de una decena de medios gráficos y digitales del mundo de habla hispana. Reside en Río de Janeiro, Brasil, y publica regularmente en su sitio web Equilibrio Internacional.