ECONOMIA & NEGOCIOS: POR GUILLERMO CHERASHNY

Techint y Paolo Rocca, en guerra contra Néstor Kirchner

Kirchner y Fernández amenazaron a Luis Betnaza, de Relaciones Institucionales de Techint, para que el grupo reconozca públicamente que calcularon mal los costos para la planta compresora. Techint dejaría de invertir en el país y despediría a 25 mil empleados de todas las jerarquías.
21 de Julio de 2010 El martes pasado, el diputado Carlos Kunkel sentenció : "ya no se trata del caso Skanska, ahora es el caso Techint". De inmediato, Paolo Rocca, el dueño de esta empresa de Tenaris y de Ternium que aglutina a empresas de todo el mundo y que cotiza en la Bolsa de Nueva York, se reunió con Luís Betnaza, director de RRII del grupo, para analizar la situación. Luego del encuentro, decidieron no emitir declaración pública alguna, a los efectos de no confrontar el poder. El gobierno se puso muy nervioso el sábado a la mañana al leer el diario La Nación, que informaba que TGN -Transportadora Gas del Norte-, donde Techint conserva el management, había solicitado al Enargas no aceptar las ofertas de Skanska, Contreras Hnos. y BTU, compañías que habían sobrefacturado la planta compresora de Dean Funes en un 152 por ciento. Alberto Fernández, el "Juan Duarte del Kirchnerismo", llenó la cabeza del Presidente, diciendo que esa información había salido de la empresa siderúrgica. A partir de allí, : "Juancito Duarte" Fernández y Fulvio Madaro, titular del Enargas, arremetieron en el mismo matutino contra Techint y, como dijimos al principio, también hizo lo propio el lenguaraz de Kunkel. Lo que no sabía "Juan Duarte" Fernández es que la información había salido del juzgado, pero la paranoia presidencial y de su jefe de Gabinete hicieron que reaccionaran prematuramente, sin informarse en forma debida. Ello motivó a la convocatoria del miércoles por la noche de Paolo Rocca y Luís Betnaza en la Casa Rosada, a los efectos de llevar adelante una reunion de urgencia. Fue muy significativo que Paolo Rocca no concurriera y, si bien Luís Betnaza asumirá el martes como vicepresidente primero de la UIA y es un ejecutivo muy inteligente y hábil, es de destacar que el mencionado no es accionista. La reunión fue muy tensa y Alberto Fernández le exigió que Techint declare públicamente que había calculado mal los costos y que no existía una sobrefacturación del 152 por ciento, lo que desmentía lo publicado en La Nación el sábado. Betnaza señaló que de ninguna manera una empresa como Techint -que tiene a su vez el management de TGN- puede desmentir un documento auténtico que publicó un diario del prestigio de La Nación. Allí terminó la reunión y quedó pendiente la amenaza de que el presidente venezolano Hugo Chávez Frías podría decidirse a estatizar SIDOR, una empresa del Grupo Techint radicada en Venezuela que produce hierro y acero para luego exportarlo a México, donde los convierte en caños sin costura, insumo clave para la industria petrolera mundial. Los caños sin costura son vendidos a todas partes del mundo, incluso compañías que desarrollan tareas en el Medio Oriente. Betnaza se reunió inmediatamente con Paolo Rocca para relatarle la situación, y mientras estudiaban los pasos a seguir, le avisan de las intenciones de Chávez de nacionalizar SIDOR, con el argumento de que esta empresa obtenía de suelo venezolano el hierro y el acero a un precio muy por debajo del internacional y que lo exportaba a otras naciones como México. Pero cuando fabricaba los caños sin costura, el precio final establecido por la empresa era excesivo. Por ello, "República Bolivariana" ha decidido adquirir los caños sin costura a la República Popular China, a un precio final por unidad sensiblemente menor. Rocca y Betnaza dedujeron que Julio De Vido -por orden directa del Presidente Kirchner- habló con Chávez para que éste amenazara con la nacionalización de SIDOR. En un rapto de ofuscación, Paolo Rocca declaró que si lo seguían presionando, en 15 días el Grupo Techint anunciaría que cesarían sus inversiones en el país y que la consecuencia inmediata de esto sería el despido de no menos de 25 mil empleados, sobre un total de 50 mil que se desempeñan en las empresas del grupo. En la Argentina, el Grupo controla Techint, Tecpetrol, la participación en TGN y otro número de compañías que, sumadas a SIDOR en Venezuela y dos acerías en México, más otra que compró en los Estados Unidos, conforman la empresa TERMIUM, presente en Wall Street y sujeta a inspecciones permanentes de la Stock Exchange Commission, que impide a Technint la desmentida de documentos de TGN donde tiene la gerencia general. ¿Cumplirá Paolo Rocca con su amenaza de dejar de invertir y despedir a 25 mil empleados? No hay ninguna duda de que una declaración de este tipo causaría un grave daño a la Administración Kirchner. Pero, por otro lado, este podría provocarle un daño mayor. En ese momento Paolo Rocca dedicó unos momentos al dilema, pensando si acaso habrá tomado una sabia decisión al contratar al joven Betnaza en reemplazo de Sergio Einaudi, casi cinco años atrás. Indudablemente, si don Sergio Einaudi hubiera estado presente hoy, las cosas no hubiesen llegado tan lejos. Por Guillermo Cherashny, Brokersdata.tv