ECONOMIA INTERNACIONAL: GABRIELA CALDERON & ALEX NOWRASTEH

De cómo los refugiados venezolanos podrían ayudar a liberalizar las economías cerradas de América Latina

Venezuela está en el corazón de la peor crisis de refugiados que el mundo ha visto desde la guerra civil en Siria...

01 de Octubre de 2019

 

Venezuela está en el corazón de la peor crisis de refugiados que el mundo ha visto desde la guerra civil en Siria, la cual culminó en 2017 con el éxodo de más de 6 millones de sirios. Ahora, alrededor de 4,3 millones de venezolanos —igual a 15 por ciento de aquellos que permanecen en el país— han huido del prolongado colapso económico y político de su país natal. Naciones Unidas estima que el número podría elevarse a 5,4 millones de personas, hacia fines de este año. Muchos se han ido legalmente, como inmigrantes. Otros son refugiados o solicitantes de asilo. Otros se arriesgan a cruzar de manera ilegal.

Refugiados venezolanos, DesaparecidosLos países latinoamericanos han respondido al flujo, con medidas cada vez más severas. Luego de una inicial política de puertas abiertas hacia los refugiados venezolanos, Ecuador y Perú impusieron nuevos controles fronterizosJuan Sebastián Roldán, un funcionario del gobierno ecuatoriano, ha declarado que las nuevas medidas redujeron el flujo entrante de dos mil cruces diarios en agosto a cerca de cincuenta A comienzos de septiembre, el canciller peruano Néstor Popolizio señaló que la migración venezolana había caído en un 90 por ciento desde que los nuevos controles fueron implementados a mediados de junio.

Las políticas restrictivas de Ecuador y Perú solamente empujarán a los venezolanos hacia realizar cruces peligrosos e ilegales. Dada la magnitud de la crisis, en lugar de tratar de hacer que el problema desaparezca, es tiempo de que las naciones de la América Latina planifiquen cómo acomodarán a los venezolanos, a largo plazo. Los ciudadanos venezolanos necesitan la oportunidad de trabajar, tanto para mantenerse como para estimular las economías de los países donde están residiendo.

Finalmente, acomodar a estos exiliados requerirá que los países anfitriones liberalicen sus economías, de tal manea que sean capaces de absorber a los nuevos inmigrantes.

Investigaciones económicas recientes evidencian que esto es posible. En nuevos estudios académicos, uno de los autores de este artículo, junto con otros investigadores, analizaron el modo en que Israel y Jordania se adaptaron a auges masivos de refugiados durante la década de los noventa. Como resultado, ambos países fueron capaces de abrir sus economías al hacer cosas como reducir barreras comerciales, asegurar los derechos de propiedad, y reducir las regulaciones.

Por ejemplo, el gobierno jordano redujo los impuestos sobre la renta y el capital, y propuso reemplazar la recaudación perdida con un impuesto nacional a las ventas. El gobierno en efecto redujo los impuestos, pero demoró por años el impuesto nacional a las ventas, declaró exentos de dicho impuesto a muchos productos, y terminó reduciendo la tasa máxima propuesta de 12 por ciento a 7 por ciento. En cambio, el gobierno financió la reducción en la recaudación despidiendo empleados del sector público. En Israel, el gobierno se embarcó en una bonanza de privatizaciones.

Como resultado de ello, en conformidad con el índice de libertad económica publicado por los institutos Cato y Fraser, el puntaje de libertad económica de Israel aumentó desde 4,48 sobre una escala de 10 en 1990 a 6,84 una década después. El puntaje de Jordania aumentó de 5,43 en 1990 a 7,06 durante el mismo periodo. Y aunque los kuwaití-palestinos llegaron en medio de una recesión severa, ayudaron a estimular la economía jordana. Poco después de que el auge migratorio culminara en 1991, el PBI de Jordania se incrementó en un 1,6 por ciento en 1991, y 14,4 por ciento en 1992, siendo este año la primera vez en la historia del país en que la recaudación del gobierno cubrió sus gastos. Esta no fue la típica recuperación tímida que había caracterizado a las recuperaciones económicas en el pasado de Jordania, y la subsiguiente bonanza de inversiones ayudó a fortalecer el crecimiento.

La economía israelí también se estimuló, desde un crecimiento anual del PIB de 3,2 por ciento en la década de los ochenta hasta llegar a 5,7 por ciento en los noventa. Las reformas de libremercado, generadas por el auge de refugiados, consignó una notable diferencia.

Estos casos ofrecen valiosas y numerosas lecciones para hoy. En ambos casos, la magnitud del reto fue enorme. Los refugiados judíos soviéticos que llegaron a Israel a mediados de los noventa incrementaron la población nacional en un 20 por ciento. Alrededor del mismo tiempo, la primera Guerra del Golfo Pérsico envió tantos kuwaitíes de descendencia palestina a Jordania, lo cual derivó en un aumento de la población de ese país en alrededor de 10 por ciento, sólo en un solo año.

En ambos casos, además, las fricciones culturales entre las poblaciones existentes y los recién llegados eran limitadas. Los judíos soviéticos, aunque eran más seculares que los israelitas, de todas formas compartían similitudes culturales y religiosas con sus anfitriones. Los palestinos kuwaitíes eran musulmanes sunitas, hablaban idioma árabe y compartían atributos culturales con los jordanos. De igual manera, los refugiados venezolanos hablan el mismo idioma, generalmente practican la misma religión, y comparten no pocos atributos culturales con aquellas naciones vecinas. Estas similitudes ayudan a suavizar las fricciones sociales.

En el caso de Jordania, los beneficios económicos de las reformas se dieron rápidamente, lo cual ayudó a integrar a los migrantes a la economía velozmente y magnificó el impacto de la liberalización. En la América Latina, los gobiernos deberían concentrarse en reformas que, de igual forma, comporten beneficios inmediatos.

Naturalmente que existen diferencias con los casos anteriores, pero la principal juega a favor de Latinoamérica. Las poblaciones de inmigrantes venezolanos son grandes y crecientes, aunque son todavía mucho más pequeñas que las cifras de judíos soviéticos o palestinos kuwaitíes en Jordania. En Colombia y Perú, donde el flujo entrante de venezolanos ha sido más voluminoso, los inmigrantes venezolanos consisten actualmente menos del 3 por ciento de la población.

Si seguimos la historia reciente de los israelitas o jordanos, a los países de América Latina les convendría empezar por liberalizar sus mercados laborales. Según el Índice de Libertad Económica, Latinoamérica tiene los mercados laborales menos libres comparada con cualquier otra región del mundo. Es decir que es legalmente más caro para las empresas contratar o despedir a trabajadores en Latinoamérica, que en otros países. En lugar de hacer eso, las empresas contratan mucho menos trabajadores, debido a que los empleadores podrían terminar atados para siempre a un empleado que no se desempeña bien.

Más allá de eso, las regulaciones restrictivas han creado gigantescos mercados informales de trabajo. En Ecuador, 46,7 por ciento de la población económicamente activa trabaja en el sector informal.

 

Por su parte, Colombia, que ha recibido más inmigrantes venezolanos que cualquier otra nación, se ubica en la posición 107 de 162 países en cuanto a la flexibilidad de su mercado laboral. Sus vecinos no están mucho mejor. Para absorber migrantes, el gobierno colombiano debería desregular sus mercados laborales, facilitar a los empleadores la contratación y el despido de trabajadores, y dificultarle a los empleados la práctica de demandar a sus empleadores por reclamos frívolos.

Los países anfitriones también tendrán que cambiar muchas de sus regulaciones de identificación, en particular las normas fronterizas que requieren normalmente documentos venezolanos de identidad y de antecedentes penales para poder ingresar al país en primer lugar. No existe un estado administrativo funcional en Venezuela, así que muchos migrantes simplemente no tienen dichos documentos. De igual forma, incluso las tarifas mínimas para obtener la visa son imposibles de costear para los venezolanos luego de años de hiperinflación, fenómeno que ha licuado sus reservas de efectivo hasta dejarlas en casi cero. Tienen que trabajar para poder pagar los costos de la visa, pero muchos no pueden encontrar actualmente trabajos legales en las economías sobre-reguladas de América Latina.

En otras palabras, los venezolanos deben poder trabajar legalmente para poder respaldarse a sí mismos y, al hacerlo, también estarán contribuyendo a las economías de sus países anfitriones. Como los escenarios de Jordania e Israel muestran, la liberalización económica puede ayudar a los países anfitriones a acomodar flujos muchos más importantes de refugiados, mientras que también puede ayudarlos a consolidar resultados superiores, tanto para las poblaciones exiliadas como para las naciones que los absorben.

 

Publicado originalmente en Foreign Policy
Sobre Alex Nowrasteh

Es analista de políticas de inmigración del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute, en Washington, D.C. Su trabajo ha sido publicado en medios tales como The Wall Street Journal, Houston Chronicle, Boston Globe, San Jose Mercury, y otros. Es graduado en la Universidad George Mason

Sobre Gabriela Calderón

Es Magister en Comercio y Política Internacional de la George Mason University y graduada con un título de Ciencias Políticas con concentración en Relaciones Internacionales de la York College of Pennsylvania. Se desempeña como Editora de ElCato.org. investigadora del Cato Institute y columnista de El Universo (Ecuador) desde enero del 2006. Sus artículos y papers son publicados regularmente en otros periódicos de Latinoamérica y España.