INTERNACIONALES : WALTER E. WILLIAMS

De no alterar su curso, Sudáfrica terminará transitando el mismo sendero de Zimbabue

Sudáfrica llegó a los titulares internacionales en las últimas semanas...

09 de Septiembre de 2018

Sudáfrica llegó a los titulares internacionales en las últimas semanas, a partir del reciente comentario compartido por el presidente estadounidense Donald Trump en Twitter, señalando que instruía a su Secretario de Estado para 'estudiar de cerca' las supuestas expropiaciones contra granjeros blancos en aquella nación africana. A comienzos de este año, una iniciativa tendiente a expropiar a granjeros fue presentada por el líder de la oposición política, de extracción marxista, Julius Malema, la cual terminó siendo aprobada en el parlamento sudafricano en una votación cuyo resultado fue de 241 contra 83 votos. Malema es un viejo conocido de la dirigencia sudafricana, tras haber defendido durante mucho tiempo su compromiso en pos de expropiar propiedades sin abonar el Estado compensación ni indemnización alguna. En 2016, dijo ante sus simpatizantes: 'No estoy arengando a la masacre de ciudadanos blancos; al menos, no por ahora'.

De igual manera, este sentimiento confiscatorio también ha tenido como como vocero central a Lindsay Maasdorp, de la organizaicón Black First Land First (Negros Primero, Tierras Primero), núcleo que condona la expropiación de tierras en ese país. Maasdorp ha sentenciado: 'Nos apropiaremos de las tierras, y lo haremos echando mano de todos los medios necesarios'. La política pública de confiscación de tierras fue un factor clave en la plataforma del nuevo presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa. 

Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica, Corrupción, Autoritarismo, ExpropiaciónEn lo personal, he visitado Sudáfrica en numerosas oportunidades, en 1979, 1980, y 1992. Mi visita de tres meses en 1980 incluyó presentaciones en prácticamente todas las universidades sudafricanas. Mi regreso al país en 1992, dos años luego de finalizado el apartheid y dos años previo a los comicios democráticos, involucró exposiciones sobre mi libro intitulado 'La Guerra de Sudáfrica contra el Capitalismo'. En cada visita, mi consejo a los ciudadanos sudafricanos, particularmente a ciudadanos sudafricanos de raza negra, fue que el mayor desafío que tenían aquéllos por delante era no solamente deshacerse del apartheid, sino también decidir a consciencia qué sería lo que lo reemplazaría.

Y aquella fue una pregunta de magnitud. William Hutt, difunto economista de la Universidad de Ciudad del Cabo -reconocido vocero anti-apartheid en el seno de la comunidad académica-, escribió en su libro, publicado en 1964 e intitulado 'La Economía de Color', que una de las más notables tragedias de la condición humana es que aquellos que alguna vez fueron víctimas de injusticias o de sistemas opresivos, 'periódicamente, suelen terminar inflingiendo injusticias no demasiado diferentes a las que padecieron, sobre otras razas'. 

En 2001, Andrew Kenny escribió un artículo intitulado 'Las personas de raza negra no son animales -pero así los tratan los libertarios'. Kenny se preguntaba si acaso Sudáfrica estaba predestinada a sumarse al resto del subdesarrollo africano, ocupando un sitio en el olvido. Kenny respondió negativamente a esa pregunta pero, en rigor, no se mostraba demasiado optimista, habida cuenta del patrón observado an todo sitio vinculado al Africa subsahariana. Argumentó en su trabajo que los africanos promedio se hallaban mejor sin el colonialismo. En los hechos, los referentes originarios del colonialismo nunca se involucraron en nada cercano al genocidio perpetrado bajo gobernantes de raza negra en Ruanda, Burundi, Uganda, Nigeria, Mozambique, Somalia y otros países, en donde millones de personas de raza negra fueron masacrados en modos indescriptibles, incluyendo el sufrir hachazos hasta la muerte, ser hervidos en aceite, incinerados, o desmembrados. Dijo Kenny que si, de igual manera, elefantes, cebras y leones fueran masacrados impiadosamente, los izquierdistas del mundo se hubiesen exhibido conmovidos como nunca.

El economista de origen ghanés George Ayittey expresó un reparo similar en su libro 'Africa Traicionada': 'Los gobernantes blancos en Sudáfrica bien podrían ser condenados, pero no se conoce de líderes de raza negra en el Africa hallados culpables por haber cometido idénticos crímenes políticos'. Moeletsi Mbeki, hermano del ex presidente sudafricano Thabo Mbeki, y presidente del Instituto Sudafricano de Asuntos Internacionales (think tank independiente con base en la Universidad de Witwatersrand), afirmó en 2004 que Africa se hallaba en una espiral declinante. 'El africano promedio es más pobre ahora que durante la época del colonialismo', compartió entonces.

Zimbabue, vecino norteño de Sudáfrica y que otrora portaba el nombre de Rhodesia, era productora de alimentos por excelencia en el sur del continente. Pero eso fue previo a la confiscación de casi seis mil granjas tuteladas por ciudadanos blancos, hecho registrado en la década del noventa. Al cambiar el siglo, Zimbabue se hallaba bajo la amenaza de una impresionante hambruna, y terminó rogando por alimentos a la comunidad internacional. Para sumar a la tragedia, Zimbabue experimentó la segunda más elevada inflación observada en la historia. El índice de precios al consumidor alcanzó el 79.6 mil millones por ciento hacia mediados de noviembre de 2008. Tómese el ejemplo de Hungría, cuya inflación llegó a 41.9 trillones por ciento en 1946. 

Sufáfrica es una nación líder en minería, producción de alimentos e infraestructura crítica -como ser producción de energía y de tendido ferroviario- en el sur del continente. Pero está transitando el mísmo camino tomado en su momento por Zimbabue, auspiciando la eventualidad de un desastre para toda la región.

Lo que más se necesita ahora mismo es que los ciudadanos sudafricanos adopten algunos de los principios enunciados por el mismísimo Nelson Mandela, uno de los cuales reza: 'Lograrán ustedes mucho más en este mundo recurriendo a actos de piedad, que lo que lograrán arrojándose a episodios de venganza o retribución'.



Artículo original, en inglés, en éste link

 

Sobre Walter E. Williams

Walter E. Williams es Doctor en Economía en los Estados Unidos de América, y autor de una extendida serie de libros con el foco puesto en la defensa del libremercado y el librecomercio. Publica periódicamente -en inglés- en el sitio web The Daily Signal. Más sobre el autor en éste link.