INTERNACIONALES: MELANIE ISRAEL

A favor de los derechos humanos: Trump retira financiamiento de EE.UU. al Fondo de Población de Naciones Unidas

De acuerdo con la Enmienda Kemp-Kasten, que normalmente fue adherida a proyectos de asignación...
18 de Abril de 2017

De acuerdo con la Enmienda Kemp-Kasten, que normalmente fue adherida a proyectos de asignación de partidas de fondos desde 1985, el presidente estadounidense cuenta con la autoridad para impedir el envío de fondos federales a cualquier organización que 'respalde o participe en la administración de programas para abortos coercitivos o esterilización involuntaria'.

El próximo-pasado 3 de abril, un memorando del Departamento de Estado americano anunció que Estados Unidos hará, precisamente, eso.

UNFPAEn ocasión de las Administraciones Reagan y Bush, la Enmienda Kemp-Kasten fue invocada, y el gobierno estadounidense retuvo fondos destinados al Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas (United Nations Population Fund), a raíz de su recurrente respaldo y participación en prácticas coercitivas de planificación familiar, que incluyeron abortos forzados y esterilización involuntaria.

Las Administraciones Clinton y Obama no tomaron tales medidas, de tal suerte que, mientras esos presidentes estuvieron en la Casa Blanca, Estados Unidos remitió centenares de millones de dólares para ese Fondo. En EE.UU., muchos ciudadanos celebran esta decisión del presidente Donald Trump con miras a modificar el curso de acción. Los contribuyentes no deberían ser obligados a financiar a una organización que contínuamente se asocia con una entidad gubernamental que, por ejemplo, somete al pueblo chino a perturbadores violaciones de sus derechos humanos -todo ello, bajo el disfraz de la 'planificación familiar'.

Por más de tres décadas, la República Popular China ha forzado a sus ciudadanos a la política de un sólo hijo (recién en los últimos pocos años, se amplió a los dos hijos por núcleo familiar). Las políticas estatales incluyeron revisiones obligatorias para chequeo de posibles embarazos, multas onerosas e incapacitantes por excederse del número permitido de hijos, expulsión del propio empleo, quedar sujeto a ser detenido por las autoridades policiales, aborto forzado, y esterilización forzada.

Los expertos en el think tank estadounidense The Heritage Foundation, Olivia Enos y William Wilson, describieron algunas de las desastrosas consecuencias demográficas emanadas de las políticas chinas de planificación familiar, en un reciente informe:

 

  • La declinación de las tasas de fertilidad, los sistemas legales y culturales que toman partido por el género masculino, las pruebas de determinación sexual prenatales, y el aborto ejecutado a partir de conocer el sexo del niño por nacer, son factores que, en conjunto, han conducido a una proporción estadística sesgada del sexo de la población, lo cual exacerba un devastador desequilibrio de género a lo largo de toda China.
  • Muchos hombres se encuentran demográficamente incapacitados para hallar una esposa, dado el extremo desequilibrio de género del país. Este grupo de personas acusa riesgos superiores de padecer depresión, recurrir a pensamientos suicidas, y a comportamiento agresivo.
  • La escasez de mujeres con las cuales formar pareja ha conducido a una demanda incrementada de matrimonios forzados y a tráfico sexual, así como también a secuestros de infantes, o al tráfico de niños destinados a adopciones fraudulentas.

Resulta trágico e inaceptable que el gobierno chino continúe pasando por encima de los derechos de sus ciudadanos, a través de programas coercitivos de planificación familiar, al tiempo que Pekín se asocia con el Fondo de Población de Naciones Unidas. 

Ahora que la Administración Trump ha puesto fin al financiamiento para el Fondo de Población de ONU, el gobierno de los Estados Unidos habrá de referirse a otros medios diplomáticos, a criterio de lidiar con los abusos de derechos humanos del gobierno chino y sus servomecanismos de planificación familiar. De igual manera, habrá de buscar poner fin, de una vez por todas, a las políticas forzadas de control poblacional ejercidas por Pekín.



Artículo original en inglés, en http://dailysignal.com/2017/04/05/trump-affirms-human-rights-ends-us-funding-for-un-population-fund/