INTERNACIONALES: JOSH SIEGEL

Asesor de Trump sobre terrorismo: 'La guerra versus ISIS es ideológica'

Una de las figuras centrales que conduce la política de seguridad nacional en la Administración...
14 de Febrero de 2017

Una de las figuras centrales que conduce la política de seguridad nacional en la Administración del presidente estadounidense Donald Trump delineó una visión antiterrorista este lunes, focalizada someramente en derrotar a ISIS más allá del campo de batalla. La visión de Sebastian Gorka en relación a ISIS se conjuga con la de muchos otros en la Casa Blanca, que entienden que Estados Unidos está involucrado ahora en una guerra no tradicional versus el Islam radical.

Gorka, y otros en la órbita de Trump, alegan que las Administraciones anteriores no han combatido apropiadamente a la ideología que -dicen ellos- fogonea el terrorismo, y que el gobierno de los Estados Unidos se ha esforzado para definir la guerra que está pelenado. 'En el actual ambiente de conflictos, las bolsas para cadáveres no son buena medida para la victoria', dijo Gorka, asistente designado ante el presidente, en oportunidad de un encuentro en el think tank estadounidense The Heritage Foundation. 'Usted puede asesinar a un yihadista de alto valor como objetivo. Pero lo que sucede es que, al día siguiente, veinte personas se proponen como voluntarias para reemplazar a ese yihadista. Los últimos dieciséis años se han destacado por convertirse en un exquisito juego de whack-a-mole [N. del T.: tradicional juego americano en donde el jugado propina martillazos a falsos topos que emergen de agujeros en un tablero]. Ah, y por cierto, nos hemos vuelto muy buenos en jugarlo'.

'Tomamos a las acciones físicas en el campo de batalla como medida para el éxito', prosigue Gorka. 'Debemos comprender que el 80% de esta guerra será peleada en las mentes, y el 80% de nuestro conflicto será combatido en el dominio de los medios de comunicación'.


Acciones tempranas

Gorka, ex editor de seguridad nacional en el sitio web Breitbart News -y que se ha desempeñado en numerosas instituciones educativas de las fuerzas armadas de Estados Unidos- no consignó políticas específicas que darán forma concreta a las ideas por él expresadas. Pero algunas acciones tempranas de la Administración Trump -junto a otras que están siendo consideradas- reflejan una aproximación diferente al antiterrorismo, con el foco puesto explícitamente en el 'terrorismo islamista radical'.

ISIS, banderasEn el evento en Heritage, Gorka defendió la controvertida orden ejecutiva del presidente Trump, que temporalmente impidió el acceso de refugiados y el traslado hacia EE.UU. desde siete naciones diferentes -países que la Administración Obama y el congreso habían designado como portadoras de riesgos de terrorismo. El sitio web Politico informó este lunes que Gorka era una de las pocas personas consultadas en la Casa Blanca tras lo sucedido con la orden ejecutiva de Trump, que fuera bloqueada por los tribunales.

Las acciones de amparo alrededor del país suscriben que la orden de Trump viola la constitución estadounidense, reprendiendo intencionalmente a musulmanes, y numerosos tribunales obstaculizaron la aplicación de no pocos aspectos de la orden presidencial. Gorda y otros en el gobierno estadounidense rechazan los cargos de persecución religiosa, y declaran que los países mencionados son fuentes de terroristas.

'Una de las razones por las cuales el presidente firmó su orden ejecutiva es que aquellas naciones listadas son sitios en donde ISIS y al-Qaeda existen, y a ellas se les suma Irán', dice Gorka. 'No capturaremos ni asesinaremos a la totalidad de los yihadistas. Lo que sucederá es que se movilizarán. Nuestro propósito es que episodios tales como Berlín, Niza, París, no tengan lugar en los Estados Unidos. Deberemos entender que el frente de batalla de ISIS da inicio cuando Usted deja su casa todas las mañanas para ir a trabajar'. La arenga de Gorka en pos de una réplica más dura contra el islamismo radical se reflejan en otras iniciativas que ahora la Casa Blanca considera.

La Administración Trump, según se ha informado, considera reformular la ingeniería del programa contraterrorista doméstico del Departamento de Seguridad Interior (DHS) -programa conocido como Countering Violent Extremism, CVE- a los efectos de concentrarse exclusivamente en extremismo islamista. Algunos expertos en la materia declaran que este singular foco ignora otras formas de extremismo, y que podrían dañar las relaciones entre grupos musulmanes de la comunidad y el gobierno.

Adicionalmente, la Administración Trump -de acuerdo con el matutino The New York Times y otros- debate hoy una orden para designar a la Hermandad Musulmana -grupo islamista de importancia en Oriente Medio- como organización terrorista en el extranjero.


‘Ayudar a los musulmanes a ganar la guerra’

En conjunto, estas acciones e ideas representan una novedad ante la estrategia estadounidense tradicional, en su momento empleada por Administraciones tanto Demócratas como Republicanas. Los ex presidentes George W. Bush y Barack Obama definieron al terrorismo en términos más estrechos, conforme intentaban evitar mostrar a los Estados Unidos en guerra con el Islam.

Aquéllos argumentaron que un enfoque más directo en el Islam radical alimentaría, en la narrativa de ISIS, el hecho de que los musulmanes no son bienvenidos en Occidente, alentándolos a abrazarse a más extremismo. El pasado lunes, Gorka se defendió contra otras personas del establishment de seguridad nacional que supieron criticar su retórica, calificándola de incendiaria.

'No estamos en guerra con el Islam' -afirma Gorka. 'Debo ser claro. Es muy fácil para nuestros detractores pintarnos como islamófobos. Pero eso es absolutamente erróneo. Esta es una guerra en el seno del Islam -es un conflicto por el corazón del Islam. ¿Cuál se las versiones ganará preeminencia? Hemos de ayudar a los musulmanes a que ganen la guerra por el corazón de su propia religión'. Allí donde Obama buscó no legitimizar a ISIS agigantando su poder, y diciendo creer que ISIS no representaba una amenaza existencial para Estados Unidos, Gorka argumenta que el gobierno de los Estados Unidos ha de hacerse cargo, literalmente, de las afirmaciones difundidas por el grupo terrorista.

'ISIS es diferente, porque tiene éxito allí donde todo grupo yihadista ha fracasado; y ha capturado territorio transnacional y trans-regional que, en sí mismo, significa que es una amenaza de primer nivel contra todas las personas que creen en la libertad religiosa, en la libre expresión, en la democracia, y en el gobierno representativo', afirma Gorka. 'ISIS no solo ha reformulado el mensaje de la yihad difundido por al-Qaeda; en rigor, han ejecutado un golpe ideológico y teológico'.

'Cada vez que ISIS publica algo en Twitter o en Telegram afirmando "Somos el Estado Islámico de Irak y al-Sham [traducción de Siria en árabe]", están enviando un poderoso mensaje a ese señor en el sótano de la casa de su madre, al inmigrante paquistaní con una visa de visitante en San Bernardino', agrega Gorka.


'Deslegitimizar la ideología' 

Gorka, al igual que otros en la Administración Trump, no han especificado diferencias -hasta el momento, al menos- al respecto de cómo hacer frente a ISIS y retomar territorio que el grupo controla en Irak y Siria. El pasado mes, Trump emitió una directiva, ordenando a su nuevo Secretario de Defensa, el General James Mattis, que envíe una estrategia dentro de los treinta días para derrotar a ISIS. Pero Gorka sí compartió una aproximación distinta respecto del componente contraterrorista en la estrategia de Barack Obama, a saber, la costumbre de respaldarse en fuerzas especiales de élite para ejecutar misiones de raíd y asesinato. Obama describió ese approach como menos costoso y más eficiente que las operaciones tradicionales de combate.

La primer operación contraterrorista de Trump en la que empleó fuerzas de operaciones especiales -un raíd contra una franquicia de al-Qaeda en Yemén, el pasado mes- dejó como resultado la muerte de un Navy SEAL, y bajas civiles. 'En los últimos ocho años, hemos visto cómo un gobierno recurría a la capacidad de las operaciones especiales como la salida fácil', declara Gorka. 'Eso remitía a una comprensión falaz de las operaciones especiales. El punto, al utilizar a lo mejor de lo mejor en nuestras fuerzas armadas, es que pertenecen a un escalafón de despliegue de nivel táctico que busca cosechar resultados estratégicos -no son un activo táctico que persigue la consolidación de resultados tácticos. Hemos de ordenarles que hagan lo que fueron creados para hacer. Deberemos ayudar a que otros luchen sus propias batallas, y no pelearlas en su lugar'.

De seguir Trump el enfoque de Gorka en materia de acciones contraterroristas, el funcionario prevé un dramático resultado. '¿De qué se trata la victoria en esta guerra?', dice Gorka. 'La definición de victoria para Sebastian Gorka es muy sencilla. Habremos ganado cuando la bandera negra de la yihad, cuando la bandera negra de ISIS, se convierta en algo repugnante a lo largo del globo, al igual que lo son las capuchas de la gente del Ku Klux Klan y la esvástica negra, blanca y roja del Tercer Reich de Hitler'.

'No se me malinterprete: asesinar terroristas es genial', continuó Gorka. 'Apruebo el homicidio de terroristas. Pero la victoria definitiva habrá tenido lugar cuando logremos deslegitimizar la ideología de grupos como el Estado Islámico'.


Artículo original en inglés, en http://dailysignal.com/2017/02/13/trump-terrorism-adviser-says-war-on-isis-about-ideology/

 

Sobre Josh Siegel

Se desempeña como periodista en el sitio web de noticias The Daily Signal.

!