INTERNACIONALES: OLIVIA ENOS

Paquistán busca poner fin a los 'homicidios por honor'

Paquistán acaba de dar un paso positivo el pasado jueves, al aprobarse una legislación...
13 de Octubre de 2016

Paquistán acaba de dar un paso positivo el pasado jueves, al aprobarse una legislación que incrementará las penalidades para individuos que cometan los denominados 'crímenes por honor'.

Los 'crímenes u homicidios por honor', esto es, la práctica de asesinar a miembros femeninos de una familia dada (y de la cual se afirma cometieron actos de deshonor contra sus familiares, desobedeciéndolos -en temas relacionados con amor o matrimonio- se cobraron la vida de más de mil mujeres paquistaníes solo en 2015. Los opositores a los homicidios por honor entienden que mucho más de un millar de mujeres han sido víctimas de estos crímenes cada año, y que la práctica no es informada a las autoridades.

Paquistán, homicidiosPrevio a la aprobación de la legislación, las familias contaban con la posibilidad de 'olvidar' o bien perdonar a individuos que cometieran estos crímenes -permitiendo que muchos homicidas se salieran con la suya. Las nuevas leyes revierten esta tendencia, exigiendo que los individuos acusados por estos homicidios cumplan con un mínimo de 25 años en prisión.

En instancias en donde la pena de muerte corresponda, las familias aún podrán perdonar al perpetrador, pero la sentencia de muerte se conmuta a prisión obligatoria. Quienes proponen estas reformas legales anticipan que las penas más altas para homicidios por honor comportarán un efecto disuasivo.

Los crímenes de honor quedaron en la palestra en Paquistán, luego de llegar al público el documental -ganador del Oscar de la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood-'Una Joven en el Río: el Precio del Olvido', producido por Sharmeen Obaid-Chinoy.

La película narra el relato de una joven paquistaní de 19 años, Saba Qaiser, quien sobrevivió a un intento de homicidio ejecutado por su padre y su tío. El trabajo fílmico llamó la atención del primer ministro de Paquistán, Nawaz Sharif, quien tomó interés personal en terminar con estas prácticas.

Los asesinatos por honor en Paquistán continuaron atrayendo la atención internacional luego del reciente homicidio de la estrella de redes sociales Qandeel Baloch, quien fuera estrangulada por su hermano por llevar 'deshonor' a su familia (siempre en palabras del perpetrador del crimen). Otros homicidas de alto perfil también han salido a la luz.

La Fundación Heritage (Washington, D.C.) hizo de anfitrión en la proyección de 'Una Joven en el Río' en mayo pasado, subrayando la necesidad de poner término a la práctica de los homicidios por honor, y reiterando el llamado de la película 'para que se lleve a cabo una reforma de orden fundamental en Paquistán, incluyendo el designar como una actuación fuera de la ley el perdón que pudieren otorgar las víctimas, de tal suerte que los perpetradores se hagan acreedores a una sentecia completa en caso de homicidio'.

Las negociaciones en torno de la recientemente aprobada legislación dieron inicio más de un año atrás, y demandaron un proceso de compromiso significativo a la hora de desarrollar una aproximación que satisficiera a todas las partes -incluyendo a las facciones más conservadoras musulmanas en Paquistán, que argumentan que la noción de perdón -aún en situaciones de homicidios de honor- están tipificados bajo la ley Sharia.

Hasta tanto la nueva legislación no elimine por completo el principio del perdón intrafamiliar, no habrá garantías de que todas las personas que cometan un homicidio de honor reciban un castigo por sus crímenes.

La predisposición de Paquistán para condenar esta práctica e imprimirle un formato de homicidio constituye un valioso paso hacia adelante; uno de muchos tomados la pasada semana para tomar consciencia del padecimiento de las mujeres en este país. Paquistán incluso modificó sus leyes sobre violación, consignando evidencia médica, especialmente pruebas de ADN, como evidencia admisible en los tribunales para casos de violación.

Cabe esperar que, en el futuro, esta tendencia positiva en lo que hace a derechos humanos continúe. Paquistán aún tiene un asunto controvertido por resolver en relación a las leyes sobre blasfemia -se tratarán durante la segunda semana de octubre-; allí, destaca el caso de una mujer cristiana, Aasia Bibi, condenada por supuesta blasfemia, con el caso llegado a la corte suprema paquistaní.

Paquistán ha de continuar trabajando en pos de la mejora de los derechos de las mujeres y, a la postre, poner término a la práctica de los homicidios por honor. En tal sentido, la nueva legislación representa un paso en la dirección correcta.


Artículo original en inglés, en http://dailysignal.com/2016/10/11/pakistan-aims-to-end-honor-killings-with-reform/

 

Sobre Olivia Enos

Es asistente en investigación en el Centro de Estudios Asiáticos en la Fundación Heritage, Washington, D.C. Sus artículos se publican en el sitio web The Daily Signal (Estados Unidos).