INTERNACIONALES: D.KILGOUR | LA GRAN EPOCA

Hora de terminar con el turismo de órganos en China

En 2006, la coalición con sede en Washington para investigar la persecución a Falun Gong en China...

04 de Septiembre de 2016

En 2006, la coalición con sede en Washington para investigar la persecución a Falun Gong en China nos pidió al abogado canadiense David Matas y a mí que investigáramos -como voluntarios- las extrañas pero persistentes afirmaciones de saqueo de órganos a practicantes de Falun Gong. Posteriormente, entregamos dos informes y un libro en el 2009, 'Cosecha Sangrienta'. Para nuestra consternación, llegamos a la conclusión de que, de 41.500 trasplantes practicados entre los años 2000 al 2005 solamente, la única explicación plausible para obtenerlos era de los practicantes de Falun Gong.

Nuestra principal conclusión: 'Sus órganos vitales, incluyendo riñones, hígados, córneas, y corazones, se tomaron por la fuerza para venderlos a precios elevados, a veces a extranjeros, quienes normalmente tienen largas esperas para las donaciones voluntarias de tales órganos en sus países de origen'.

Organos, ChinaAquí están dos de los numerosos tipos de pruebas que nos llevaron a la conclusión de que estaba ocurriendo un nuevo crimen de estado de lesa humanidad:

Los investigadores hicieron numerosos llamados telefónicos a hospitales, centros de detención y otras instalaciones en toda China, declarando ser familiares de los pacientes que necesitaban los trasplantes y preguntando si los órganos de los practicantes de Falun Gong estaban a la venta. Obtuvimos las grabaciones, transcribimos lo que admitieron e hicimos la traducción -dándonos cuenta que instalaciones específicas estaban traficando con órganos.

Se entrevistó a la ex mujer de un cirujano de Sujiatun en la ciudad de Shenyang, provincia de Liaoning. Él le señaló a ella que había removido las córneas de 2.000 practicantes de Falun Gong que estaban en campos de trabajo forzado entre 2001 y 2003. Aclaró que ninguno de ellos sobrevivió porque otros cirujanos extrajeron los órganos vitales antes de la cremación.

Muchos prisioneros de conciencia de Falun Gong fueron tomados de estos campos, quienes se convirtieron en 'donantes' de órganos sin haber dado su consentimiento.

Visitamos una docena de países para entrevistar a practicantes de Falun Gong, que lograron escapar tanto de los campamentos y del país. Informaron de ser enviados a instalaciones inhumanas con poca comida, condiciones de hacinamiento para dormir y tortura, detenidos hasta por tres años sólo sobre la base de firmas de la policía (sin audiencias ni apelaciones). Ellos trabajaron en condiciones deplorables, fabricando productos de consumo durante dieciséis horas al día como subcontratistas no pagados, en última instancia, para las empresas occidentales.

El libro de 2014 'El Matadero', Ethan Gutmann puso la persecución de Falun Gong, tibetanos, uigures, y de la comunidad de cristianos en contexto y se centró principalmente en Falun Gong como el grupo más brutalmente atacado y de forma contínua desde 1999.

Gutmann explica cómo llegó a su 'mejor cálculo' en el cual los órganos de 65.000 practicantes de Falun Gong y de “dos a cuatro mil« uigures, tibetanos, y cristianos 'fueron sustraídos forzadamente' solamente en el período del 2000 al 2008. No existen 'donantes' que hubieran sobrevivido, porque se les removió la totalidad de sus órganos vitales -con el fin de ser vendidos a altos precios a adinerados ciudadanos chinos y a 'turistas de órganos'.

En su momento, los tres publicamos una actualización completa de los dos libros en junio de 2016, concluyendo que al menos 60.000 trasplantes por año se están realizando por toda China, sin embargo el gobierno de Pekín afirma un aproximado de 10.000.

Proporcionamos mucha evidencia, de una red de trasplante de órganos dirigida por el Estado a escala industrial, controlada a través de políticas nacionales y financiamiento, y que implican tanto al sistema militar y al sistema de salud civil. Algunas de nuestras conclusiones incluyen las siguientes:

* La fuente de mayor volumen de órganos para trasplantes es la matanza de inocentes: especialmente de practicantes de Falun Gong, además de uigures, tibetanos, y cristianos.

 

* Israel, Taiwán y España hoy prohíben a sus ciudadanos el turismo de trasplantes.

El doctor Jacob Lavee, un miembro del comité de ética de la Sociedad de Trasplantes hasta su reciente congreso en Hong Kong y una figura importante en la reforma de las leyes de Israel, boicoteó la reunión, diciendo al The New York Times, 'Soy un … cirujano de trasplantes de corazón judío (...) hijo de un sobreviviente del Holocausto (...); no puedo guardar silencio al encontrarme con un nuevo crimen contra la humanidad'.

La profesora María Fiatarone Singh perteneciente a la escuela médica de la Universidad de Sydney señala: 'Las personas que no son libres de dar su consentimiento no se pueden utilizar como donantes de órganos, ya que esto … los deshumaniza por completo. … Debemos, como dijo Carl Sandburg, ‘ir con el propio corazón en el tormento de los corazones humanos y ver si en alguna parte de ese tormento hay corazones sangrando. 'De hecho, los corazones de los practicantes de Falun Gong, los tibetanos, los uigures, y los cristianos están sangrando en china. Como médicos, estamos obligados por nuestro juramento a prevenir el daño, y esto incluye actuar para proteger a los que están siendo lastimados por otros. Como seres humanos, no podemos hacer menos'.

Mientras tanto, a pesar de las proclamaciones dentro de China o más allá de que la reforma se haya producido; hasta que sean verificados por investigadores independientes, todo el turismo de trasplantes a China debe ser prohibido, junto con todo tipo de compromisos, tales como consultorías, acuerdos financieros, capacitación, becas de investigación conjunta, ensayos experimentales en humanos y publicaciones. Colaboraciones externas con los hospitales chinos o los cirujanos que han estado o están involucrados en la poco ética sustracción forzada de órganos no debe ocurrir, incluso si no implican el trasplante, hasta que todo se haya investigado, y los crímenes pasados ​​y actuales admitidos y castigados.

- El saqueo de órganos en China es un crimen en el que el Partido Comunista, las instituciones del Estado, el sistema de salud, hospitales, y las profesionales de trasplantes son cómplices;
- La comunidad intergubernamental a nivel mundial debería establecer una investigación independiente basada en las instituciones con respecto al abuso de trasplantes de órganos en China.
- La comunidad mundial de trasplantes debe conectarse y colaborar con su homólogo chino, sólo si y cuando se cumplan los criterios establecidos.
- Ninguna nación debe permitir que sus ciudadanos vayan a China buscando órganos, hasta tanto China permita una completa investigación sobre la sustracción de órganos de presos de conciencia, tanto del pasado como del presente.

 

Sobre
Sobre La Gran Epoca

Con sede central en Nueva York (EE.UU.) y publicado en formato online y ediciones impresas en 21 idiomas, La Gran Epoca (Epoch Times, en inglés) publica noticias sin censura sobre la República Popular China, con foco en las violaciones contra los derechos humanos de parte del gobierno de Pekín.