POLITICA: DR. ROBERTO PORCEL

Predicar desde el ejemplo

Uno de los atributos más relevantes de la popularidad que va ganando en el mundo Su Santidad Papa Francisco consiste en que...
04 de Septiembre de 2014
Uno de los atributos más relevantes de la popularidad que va ganando en el mundo Su Santidad, el Papa Francisco, consiste en que predica desde el ejemplo. Ya a nadie sorprende verlo menospreciar los grandes lujos, negarse a circular en automóviles ostentosos -incluso se lo ha visto compartir un almuerzo con otros sacerdotes en comedores comunes. Francisco es, realmente, el Papa de los pobres, y se comporta como tal; ello, sin acusar pérdida alguna de liderazgo. Sencillamente, no existe ni acepta el doble discurso.

Infortunadamente, la política local nos ha acostumbrado a todo lo contrario. Prevalece aquello del 'Haz lo que yo digo, mas no lo que hago'. No son pocos los dirigentes que se pronuncian sobre un tema, para luego proceder del modo opuesto. Así se ha visto, por ejemplo, en el lamentable panorama de la salud pública en nuestro país.

Hemos escuchado mil y una vez a la Señora Presidente de la Nación jactarse del pretendido nivel de excelencia en la prestación de salud estatal -y que, siempre desde su óptica, ella declama haber sabido gestionar. Muchos aún tenemos presente el énfasis puesto por la jefe de Estado en uno de sus tantos discursos, ocasión en la que destacó que 'hay sistema de salud pública, cuando los presidentes se atienden en los hospitales públicos; lo demás es puro cuento'.

La realidad suele ser la única verdad; si hemos de quedarnos con lo dicho por la Presidente, la Argentina carece de sistema de salud pública alguno, conforme está a la vista de todos los argentinos que ni ella ni su familia se atienden en nosocomios que no sean de gestión privada. Toda vez que necesitó cuidar de su salud o de una internación, los integrantes de la familia presidencial se han inclinado por sanatorios privados, previo traslado en aeronaves del Gobierno Nacional.

Lo propio sucede con el Sr. Gobernador de la Provincia, quien no se cansa de echar mano de una recurrente apología en relación a sus 'logros' en materia de salud pública. Sin embargo, y a la hora de tener que atenderse personalmente, Daniel Osvaldo Scioli también elige instituciones privadas -cuando no viaja afuera del país para atenderse. Parafraseando y dando razón a los dichos de la Señora Presidente de la Nación, sería lícito concluir que sus expresiones en torno de la existencia de un 'sistema de salud' no son más que 'puro cuento'.

El lado opuesto de la moneda -si de lo que se trata es de mensurar el contraste- es lo que sucede en materia de salud en el municipio de Malvinas Argentinas. Allí, su jefe comunal no solo se ha esmerado en desarrollar un polo de salud de primerísimo nivel, sino que tanto él como su familia se atienden en esos hospitales. A posteriori, podría argumentarse -siempre siguiendo el lineamiento ofrecido por la primera mandataria- que Malvinas sí cuenta con un verdadero sistema de atención. Su intendente predica y gestiona con el ejemplo. No es, ni más ni menos, que la diferencia entre el 'puro cuento' y la confianza en la gestión.

Lo propio podría decirse de otras áreas, tales como seguridad y educación. Desde la Casa Rosada, se nos pide que 'cuidemos' lo que este gobierno 'ha logrado', cuando resulta público y manifiesto que la inseguridad es cada día mayor y más notoria, y que cada día que pasa estamos más en deuda con la educación de nuestros niños. Solo a título de ejemplo, repasemos lo que sucedió en la Escuela Técnica 13 'Ingeniero Delpini', del barrio porteño de Villa Lugano, donde las clases debieron ser interrumpidas a raíz de una seguidilla de hechos de violencia, mientras los responsables de la seguridad en la Nación y la Ciudad Autónoma huyen de sus responsabilidades con rigor diario y sin brindar solución alguna. Finalmente, a los efectos de reabrir el colegio, debió recurrirse a la custodia de Gendarmería Nacional y policías -incluso fue necesario destinar un helicóptero para que sobrevolara la conflictiva zona. Idéntica situación se registró en la Escuela N° 5 'Armada Argentina', situada en Larrazábal al 4500.

Existen municipios que se han ocupado verdaderamente de la seguridad, al menos, aprovechando las herramientas a su alcance. Estas comunidades han invertido en seguridad real, se han preocupado por ella, y le han obsequiado proridad en la gestión. Nuevamente, surge la diferencia entre el 'puro cuento' y la prédica desde el ejemplo.

De cara a los comicios por venir, muchos son los referentes y aspirantes que reclaman una oportunidad y que exhiben como tarjeta de presentación los resultados que comparten encuestas por ellos mismos pedidas. En tales casos, ya ni siquiera se habla de logros ni promesas; todo muere en una inconducente carrera de estudios de opinión y porcentajes. La consecuencia es previsible: se despersonalizan las inquietudes de los individuos en la comunidad.

La Argentina ya no está para volver a equivocarse. Por lo pronto, pagaremos con creces el nuevo default que el gobierno ha sabido conseguir. Es hora de tomar el ejemplo del Papa Francisco, y de tener la inteligencia suficiente como para elegir entre aquellos que puedan mostrar coherencia entre lo que dicen y lo que hacen, entre lo que prometen y lo que han hecho.

Es hora de decir basta a los discursos vacíos. Los ciudadanos debemos exigir que se muestren los logros reales de quienes aspiran a la función pública, y que los candidatos exhiban sus antecedentes. Ya no podemos permitirnos el lujo de tolerar que todo se agote en la publicación de una simple encuesta. Francisco nos enseña el camino a seguir: que vivan como pregonan y que gobiernen como prometen.

En definitiva, que prediquen desde el ejemplo.

 
Sobre Roberto Porcel

Es Abogado en la República Argentina, especialista en Derecho Comercial y experto en temas relativos a la falsificación marcaria. Socio en el Estudio Doctores Porcel, fundado en 1921. Los textos del autor en El Ojo Digital pueden consultarse en http://www.elojodigital.com/categoria/tags/roberto-porcel.