Serious Seguridad
OPINION: LA CAPTURA DEL LIDER DE LA EX "COLONIA DIGNIDAD" Y LA RELACION ACTUAL CON CHILE

Captura del nazi Paul Schäfer ayuda a la visita de Kirchner a Chile

La aprehensión del ex líder del grupo denominado "Colonia Dignidad", favorecerá a un mejor clima cuando el Presidente inicie su visita programada a Chile. La captura -que no parece una simple coincidencia- se produce en momentos en que los chilenos protestan airadamente por los cortes de gas y mientras las autoridades argentinas se niegan a extraditar al terrorista chileno Sergio Apablaza. Trascendió que agrupaciones políticas de extrema izquierda presionan para que se le otorgue "asilo político" a este último.
21 de July de 2010 Finalmente, el Presidente Néstor Kirchner se trasladará a Chile en visita oficial, luego de reiteradas cancelaciones. La visita había sido programada y cancelada desde el lado argentino al menos dos veces, pero los motivos de tal cancelación fueron inteligentes : no se podía exponer al Presidente de la Nación a la aguda crítica que sin dudas hubiera recibido de parte de toda la política trasandina. Aquella visita hubiera minado la importancia del Jefe de Estado Argentino, ya que la Argentina tenía poco para ofrecer y muchos chilenos pedían a su gobierno que vapuleara a Kirchner sin piedad, con motivo de los cortes de energía que ya provocaban caos. Ahora la situación energética no ha variado, y se espera que la crisis sea bastante más aguda en nuestro lado de la Cordillera. No sólo no ha cambiado el escenario de la energía, sino que además, pocos días atrás, el Ministro Julio de Vido -en una muestra de pobre diplomacia- sentenció que Chile sería la "moneda de cambio" con respecto a la variable energética. En pocas palabras, dijo que, a los efectos de garantizar la demanda del preciado gas en nuestro país, los chilenos debían sufrir las consecuencias y soportar un difícil invierno. Tal medida acusó un severo pragmatismo, y, aunque correcta, suscitó airadas reacciones del lado chileno, que pocos medios argentinos acertaron -consciente o inconscientemente- a reflejar. Es que la expresión "moneda de cambio" cayó como un verdadero balde de agua fría. El ánimo de los chilenos no ha cambiado, e incluso tuvo lugar un hecho inesperado, que fue la captura en la Argentina del ex terrorista del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, Sergio Apablaza. Entre los hechos cometidos por Sergio Apablaza -alias "Comandante Salvador", en honor a Salvador Allende- figuran el asesinato del Senador Jaime Guzmán Errázuriz, el asesinato de la guardia del ex presidente Pinochet en el atentado del Cajón del Maipo y el secuestro del ejecutivo periodístico Cristián Edwards. En 1978 fue elevado al grado de Oficial del Ejército cubano por el dictador Fidel Castro y enviado a operar como sicario en Nicaragua en 1979, país donde se puso al frente de las brigadas internacionales administradas por Cuba para apoyar a la guerrilla sandinista. Más cercanamente en el tiempo, apenas hace dos años, Apablaza figuró como ideólogo del secuestro del publicitario brasileño Washington Olivetto, ocasión en la que también se comprobó la participación de representantes de la agrupación argentina de extrema izquierda H.I.J.O.S. El gobierno chileno ha venido insistiendo durante los últimos meses para que la Argentina expulse a Apablaza, con lo cual Chile podría traerlo a sus fronteras para ser juzgado. Pero las autoridades judiciales argentinas actualmente se encuentran demorando el proceso, y las mismas autoridades chilenas han expresado su preocupación, ya que agrupaciones políticas de izquierda en la Argentina -incluyendo algunos diputados- han iniciado gestiones para que nuestro país le conceda asilo político. Lo cierto es que tal escenario, continuaba haciendo incómoda una posible visita del Presidente Kirchner a Chile. Pero un reciente hecho policial abrió las puertas para que Kirchner pueda pisar Chile con buenas noticias bajo el brazo : ayer se conoció el arresto, por parte de la Policía Federal, del ex líder de la Colonia Dignidad, Paul Schäfer, que se hallaba prófugo en la Provincia de Buenos Aires, viviendo en la clandestinidad. Schäfer fundó la denominada Colonia Dignidad en la zona cordillerana de Parral, donde creó una comunidad de características sectarias, en la que él, actuando como una suerte de líder carismático, hacía y deshacía a su total voluntad. Ex cabo del ejército nazi durante la Segunda Guerra Mundial, antes de llegar a Chile ya había fundado una institución de supuesta beneficencia a niños que acabó siendo una fachada para cometer abusos sexuales a menores. Por este delito también lo requería la justicia alemana, desde hace casi 50 años. De esta manera, el Presidente Néstor Kirchner no llega a Chile con las manos vacías. El "regalo" que hará a las autoridades chilenas seguramente servirá para mitigar el dolor y la furia causados por los cortes de gas actuales y los que sobrevendrán. O al menos así lo esperan los allegados al Presidente. La captura de Schäfer aparece en un momento clave y no se insinúa como un hecho accidental. Resta ver, para los días que dure la visita, si el dolor de cabeza "gasífero" del presidente Ricardo Lagos se amortiguará con la captura del criminal alemán; si su gobierno presionará a Kirchner para encontrar una solución que no perjudique tanto a Chile en la cuestión del gas, y si los políticos chilenos aumentarán la presión para que la Argentina expulse al terrorista Apablaza -como está a punto de hacerlo con Schäfer-. El Ojo Digital