INTERNACIONALES: PHILIP GIRALDI | REALPOLITIK

Arabia Saudita: es hora de retroceder en las amenazas

Los ataques en perjuicio de dos instalaciones petroleras saudíes del sábado pasado...

21 de Septiembre de 2019

 

Los ataques en perjuicio de dos instalaciones petroleras saudíes (registrados el sábado pasado, según se informara) redujeron la producción de Aramco, la firma estatal local, a la mitad. Se trató de una devastadora demostración de qué tan vulnerable es, en rigor, la economía petrolífera del Reino de Arabia Saudita. Los informes iniciales sugirieron que el daño había sido provocado por aeronaves no tripuladas (drones) lanzados por rebeldes hutíes de Yemén, los cuales reclamaron responsabilidad, pero se ha multiplicado el escepticismo al respecto de si los drones disponibles para los hutíes pudieron, en realidad, ejecutar ese ataque.
 
Arabia Saudita, Ataque con drones contra instalaciones de AramcoInevitablemente, los Estados Unidos y Arabia Saudí culpan a Irán, que en general es responsabilizado por oficiar de patrocinador para los hutíes. El Secretario de Estado americano, Mike Pompeo, rápidamente afirmó que no existía evidencia de que los ataques provinieran de Yemén, y culpó a Teherán, publicando predeciblemente en la red social Twitter que, 'en medio de todos los llamados a reducir las amenazas, Irán ahora ha lanzado un ataque sin precedentes contra la provisión mundial de energía'.
 
Como suele ser el caso, Pompeo mezcló algunas mentiras junto a verdades a medias. El hecho de que Irán haya sido el responsable aún debe probarse, y el ataque tuvo lugar en Arabia Saudí, que ha estado sometiendo a los hutíes a brutales bombardeos -los cuales han producido hambruna e introducido el cólera en Yemén, pero no en el país que hace las veces de 'proveedor mundial de energía'. El lenguaje de Pompeo busca, intencionalmente, amplificar el conflicto, retratando a Irán como una nación paria cuyo fin es perjudicar a todo el mundo; el funcionario estadounidense prepara a la opinión pública para un eventual contraataque.
 
Hoveyzeh, Aeronave no tripulada, Drone, Aramco, Irán, HezboláFuncionarios estadounidenses y sauditas, en efecto, han estado investigando si acaso los ataques involucraron misiles crucero disparados desde Irak o desde Irán, y les encantaría poder arribar a esa conclusión, cualesquieran sean los hechos verídicos. Se cree que los iraníes han desarrollado un misil crucero localmente y al que se ha bautizado como Hoveyzeh, con capacidades móviles y que puede ser disparado desde sitios de lanzamiento improvisados. Es capaz de sobrevolar a bajas alturas -a efectos de evitar señales de radar- y porta una cabeza explosiva convencional de casi trescientos kilos, que sería más que capaz de efectuar el daño que se ha informado contra las instalaciones petroleras. En mayor magnitud de lo que hubiesen sido posibles los drones y los misiles en poder de los hutíes.
 
Asimismo, el presidente estadounidense Donald Trump ha aportado su cuota, compartiendo ominosamente en Twitter el domingo pasado que 'La oferta de crudo de Arabia Saudí ha sido atacada. Hay razones para creer que conocemos al responsable, nuestro armamento está listo una vez que se verifique la información, pero estamos esperando oirlo de parte del Reino, al respecto de quién creen ellos que ha sido la causa del ataque, y bajo qué términos habremos de proceder'. Trump, quien llamó telefónicamente a Mohammed bin Salman, Príncipe de la Corona, para garantizarle el respaldo de Washington, también exageró su reacción -como ya es su costumbre. El mandatario americano autorizó el acceso a la Reserva Petrolera Estratégica de los Estados Unidos. En realidad, la maniobra poco tiene que ver con una carencia comprobable de combustibles, particularmente en los EE.UU., que importa muy poco desde Oriente Medio, mientras que claramente la meta es estabilizar los precios del barril durante las dos o más semanas que les llevará a los saudíes reparar el daño provocado contra sus instalaciones.
 
Los ataques obligaron a Arabia Saudita a suspender la producción de, aproximadamente, unos 5.7 millones de barriles diarios, lo cual equivale a la mitad de su producción regular y a más del 5% de la oferta mundial, de tal suerte que se registrará un impacto considerable en los precios globales del oro negro. El mercado de valores saudí sintió el golpe de inmediato, perdiendo un 3% el domingo, mientras que la expectativa generalizada es que los precios del crudo se incrementarán agudamente a lo largo de los próximos pocos días.
 
El daño a las referidas instalaciones sobreviene en un momento particularmente negativo para los saudíes, acaso por diseño de quien haya sido el autor material de los ataques. Próximamente, Aramco estaba llamada a presentar su IPO (Oferta Pública Inicial) de acciones, que iba a ser una de las más grandes de la historia. Los potenciales inversores extranjeros, inevitablemente, se preocuparán por la seguridad de largo plazo que involucra a las reservas petroleras de ese país, ante la eventualidad de futuros ataques perpetrados por rebeldes o por Estados vecinos, incluyendo a Irán.
 
Funcionarios tanto en Irán como en Irak han desmentido los comentarios que afirmaban que los ataques tuvieron como origen a sus respectivos territorios, aunque esto es lo que se hubiese esperado, en cualquier escenario. Lo que sí es seguro es que el ataque tuvo éxito, sin importar su origen, y que ha modificado el cálculo de lo que sucede en Oriente Medio. Arabia Saudita ha estado liderando una guerra pírrica en Yemén, pero ahora se ve a sí misma como más vulnerable de lo que se preveía posible. Por su parte, Irán se beneficia del conocimiento saudí al respecto de que su producción puede ser golpeada rápida y efectivamente, quizás incluso que puede quedar fuera de juego, lo cual significa que, desde ahora, Riad procederá con mucha mayor cautela en todo orden.
 
Estados Unidos, y posiblemente, el Estado de Israel, también se dedicarán a leer la borra del café. En una reciente entrevista, el Brigadier General Amir Ali Hajizadeh, comandante de la unidad aeroespacial de la Guardia Islámica Revolucionaria iraní (IRGC), declaró que Irán estaba preparado para atacar a las bases militares estadounidenses en la región del Golfo Pérsico. Dijo, al respecto: '(...) Si ellos hubiesen querido atacar, nosotros hubiésemos atacado las bases estadounidenses con misiles, y estábamos listos para hacerlo, y hubiésemos tenido por objetivo a la base estadounidense en al-Udeid en Qatar, o la de al-Dhafra, en los Emiratos Arabes, o bien a sus buques en el Golfo de Omán o en el Mar Arábigo y, si ellos nos hubiesen atacado, pues entonces, hubiésemos contraatacado'. 
 
La guerra con misiles ha creado una novedosa realidad. El presunto empleo de armamento barato y de pobre sofisticaciñon por parte de los hutíes, con la meta de derrotar a defensas multimillonarias en dólares, ha enviado un mensaje no solo a los saudíes, sino también a Washington y a Jerusalén, que cuentan con configuraciones defensivas de similar tenor. Los sauditas y los estadounidenses serán obligados a reconsiderar sus opciones, mientras que Israel, por su parte, ya ha reconocido claramente que sus defensas aéreas se verían sobrepasadas por la notable cifra de misiles que oponentes como Hezbolá disponen, listos para ser enviados hacia su geografía. Por tal motivo, Israel ha sancionado numerosos ataques de magnitud contra el Líbano.
 
La pregunta final debe conducir hacia la posibilidad de si acaso Washington y Riad llegan a la conclusión -ya fuere verdadera o falsa- de que Irán ejecutó los ataques. El presidente Donald Trump, como siempre, habla con palabras duras y echa mano de amenazas (sobre todo, aquello de encontrarse 'listo para disparar') pero, en esencia, es una persona inestable y, en esta oportunidad, bien podría tener la intención de tirar del gatillo. Si lo hace, la réplica iraní, sin lugar a dudas, será severa y sostenida. Muchas personas, en ambos lados, perderán la vida.
 
La respuesta correcta para sauditas, estadounidenses e israelíes, sería que se percaten de que mayores dosis de aventurismo en la región del Golfo Pérsico podría rápidamente salirse de control. Irán, o bien sus presuntos proxies, han enviado un mensaje: las siguientes provocaciones podrían ser devastadoras para todos los involucrados. Será, entonces, hora de retroceder en las amenazas; para los Estados Unidos, será hora también de poner fin al recurrente respaldo en favor de las acciones irresponsables ejecutadas por el Reino de Arabia Saudita y por el Estado de Israel.


Artículo original, en inglés, aquí | Traducido y republicado con permiso del autor, y del sitio web American Herald Tribune (Estados Unidos)

 
Sobre Philip Giraldi

Especialista en contraterrorismo; ex oficial de inteligencia militar de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos de América (CIA). Se desempeña como columnista en medios de EE.UU., y Director Ejecutivo del Council for the National Interest. Otrora articulista en la revista The American Conservative, Giraldi publica ahora en el sitio web Unz.com. En español, en El Ojo Digital.