INTERNACIONALES: JAMES PHILLIPS

Réplica del Estado de Israel versus Siria, tras incursión de avión no tripulado iraní

Un avión no tripulado de origen iraní -que sobrevoló espacio aéreo del Estado de Israel...
13 de Febrero de 2018

Un avión no tripulado de origen iraní -que sobrevoló espacio aéreo del Estado de Israel- se constituyó en el gatillo que dio inicio a una crisis que involucró una réplica militar y contraataques en Siria. Luego de la provocativa violación del espacio aéreo israelí, el UAV fue finalmente destruído por un helicóptero artillado de las fuerzas del Estado hebreo; Tel Aviv respondió con una serie de ataques aéreos contra un trailer de comando y control (regenteado por elementos iraníes), desde donde el drone fue lanzado, de una base en territorio sirio.

Caza israelí F-16Un caza israelí del tipo F-16 involucrado en la operación fue derribado por misiles tierra-aire sirios y se estrelló en suelo del Estado de Israel, resultando herido el piloto. Se trató del primer jet de combate que el Estado de Israel pierde, desde la guerra de 1982 en el Líbano. Tel Aviv respondió enviando una segunda oleada de ataques contra una docena de objetivos sirios e iraníes en suelo sirio, incluyéndose entre esos objetivos a baterías antiaéreas sirias SA-17 y SA-5, y a fuerzas militares iraníes desplegadas en ese país -en apoyo del dictador Basher al-Assad. No es ésta la primera oportunidad en que el espacio aéreo de Israel es violado por UAVs iraníes, pero el incidente de referencia arriba en un instante de creciente tensión entre Teherán y Tel Aviv.


La creciente amenaza iraní en Siria

El pasado mes, un funcionario de carrera de Irán visitó el lado libanés de la frontera con el Estado de Israel, y lanzó provocativos comentarios al respecto de la liberación de Jerusalén. El ayatolá Ebrahim Raisi—quien perdiera los comicios presidenciales iraníes en 2017, pero que aún conserva chances de convertirse en el próximo líder supremo- fue escoltado hacia una zona buffer de Naciones Unidas por parte de funcionarios de Hezbolá que portaban armamento y uniforme militar. Este sólo hecho consignó una violación de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de ONU, y ello condujo al Estado de Israel a advertir al Consejo que Irán estaba desestabilizando la región, subvirtiendo el rol de mantenimiento de paz de las fuerzas ONU en suelo libanés.

Israel se ha mantenido cauteloso a la hora de intervenir en la compleja y multipartita guerra civil siria, pero ha sido llevado a un escenario de profunda confrontación con Irán y sus dignatarios en Hezbolá, que han explotado los hechos de la guerra civil siria para impulsar el flujo de armamento sofisticado desde el cual ampliar la amenaza de Hezbolá contra suelo israelí. Tel Aviv ha lanzado una serie de ataques aéreos específicos con miras a destruir el flujo de armas iraníes que llegan a territorio sirio, previo a que puedan ser transferidas al citado grupo terrorista con base en el Líbano -pero, en rigor, ninguno de los raíds aéreos se ha exhibido tan importante como el del próximo-pasado sábado.

Hezbollah is thought to have amassed an arsenal of about 150,000 rockets that it has dispersed amid civilian buildings and underground facilities covertly built in Lebanon. Iran has provided the bulk of these weapons, including increasingly accurate longer-range missiles capable of reaching most targets in Israel. Russia—which controls the airspace in western Syria, where the Iranian drone was launched and where Israel conducted retaliatory strikes—called on “all sides” to step back from further escalation. “We urge all sides to exercise restraint and to avoid any actions that could lead to an even greater complication of the situation,” the Russian Foreign Ministry said Saturday.

Un vocero militar del Estado de Israel declaró que Tel Aviv no tenía interés en una escalada superior, pero que 'habría un alto precio a pagarse' por tal acción. Dijo que Irán estaba 'jugando con fuego' al violar el espacio aéreo israelí, y subrayó que el UAV derribado se hallaba en 'una misión militar, y operado por fuerzas militares iraníes'. En esencia, Israel envió la clara señal de que estaba dispuesto a renunciar a los ataque tras los resultados positivos obtenidos, pero que se halla listo para replicar con mayor fuerza, de ser necesario.

Ahora mismo, Irán puede optar por tomarse tiempo para lamer sus heridas, o bien por aguardar por una nueva oportunidad desde la cual lanzar un ataque sorpresa; o bien escalar la crisis, probablamente a través de ataques indirectos, perpetrados por su proxy Hezbolá en el Líbano o Siria, o recurriendo a sus aliados palestinos en Gaza. Teherán, sin embargo, asumiría una actitud inteligente al evitar un enfrentamiento directo con Israel, en el cual es improbable que Teherán salga triunfante. Más probable es que adopte medidas asimétricas, como ser atacar al Estado de Israel utilizando a sus milicianos shiítas, los cuales se atreverían a combatir hasta perder al último hombre. Amén de Hezbolá, Irán ha desplegado hasta 20 mil combatientes en Siria; este elemento proviene de milicias bajo control de Teherán, y los hombres son de origen iraquí, afgano y paquistaní.

Hezbolá, en su capacidad de jefe de personeros de Irán, ya promociona los choques militares como si se tratase de una victoria. Hace cuestión de horas, ha hecho público un comunicado anunciando que el derribo del jet F-16 es el 'inicio de una nueva fase estratégica', que limitará la capacidad de Israel de operar con seguridad en el espacio aéreo sirio.


Implicancias para los Estados Unidos 

Irán ha escalado su accionar hostil hacia Israel y hacia la coalición liderada por los Estados Unidos en Siria, conforme la guerra contra ISIS disminuyó en intensidad. El 7 de febrero, EE.UU. lanzó ataques aéreos y de artillería contra una columna armada de milicianos pro al-Assad en la provincia oriental siria de Deir ez-Zor. Esa columna había atacado una base de las Fuerzas Democráticas Sirias -respaldadas por Washington-, que contaba con consejeros militares estadounidenses. Acertadamente, el Pentágono justificó la operación como acto defensivo. Asimismo, Estados Unidos debería respaldar firmemente las acciones israelíes del sábado, como un acto legítimo de autodefensa.

El Departamento de Estado emitió un comunicado en apoyo del derecho soberano de Israel de defenderse, pero la Administración Trump debería amplificar este mensaje a través del Secretario de Estado Rex Tillerson, o bien de otro funcionario de alto nivel en la Casa Blanca. Tillerson acaba de embarcarse en un periplo diplomático con destino a Jordania, Turquía, el Líbano Egipto y Kuwait, desde el 11 del corriente hasta el día 16. La situación en Siria -en franco deterioro- consignará un tópico principal de discusión en cada parada. No solo estos países muestran preocupación ante el potencial efecto cascada de los eventos de Siria; todos esos Estados son parte de los 74 miembros de la Coalición Global para Derrotar a ISIS, la cual próximamente convendrá un cónclave en Kuwait, hacia el fin del viaje de Tillerson.

Amén de conferenciar con aliados al respecto de cómo derrotar al desafío iraní propuesto en territorio sirio, Tillerson precisará de un particular foco, a efectos de cómo cimentar una derrota permanente de ISIS en Siria e Irak. La Administración Trump ya ha anunciado que mantendrá una presencia militar limitada de fuerzas americanas en territorio noroccidental sirio, para entrenar y respaldar a milicianos anti-ISIS. Habrá de consultarse a los aliados de los Estados Unidos de América para que tomen parte de este esfuerzo, cooperando mancomunadamente para obstaculizar el ingreso por vía aérea de miles de combatientes extranjeros que buscan volver a casa tras la derrota del 'califato' de ISIS.

Sólo Washington está en verdadera capacidad para liderar la amplia coalición contra ISIS, a efectos de dar forma efectiva y abarcativa a la réplica multinacional contra los planes hostiles de Irán en Siria. La línea definitiva es que, tanto Israel como EE.UU., cada vez están siendo arrastrados con mayor frecuencia hacia la guerra civil siria, en gran parte debido a Irán. El objetivo primario de Tillerson en su nuevo periplo habrá de coincidir con el diseño de una matriz de aliados de Estados Unidos que se muestran preocupados por los prolegómenos registrados en Siria.



Artículo original, en inglés, en http://dailysignal.com/2018/02/11/israel-hits-back-syria-iranian-drone-invades-israeli-airspace/

 

Sobre James Phillips

Analista senior en el Centro Douglas y Sarah Allison para Estudios de Política Exterior en la Fundación Heritage. Ha desarrollado numerosos trabajos sobre asuntos relativos al Medio Oriente y sobre terrorismo internacional desde 1978. Es columnista en medios televisivos norteamericanos y ha testificado en comités del congreso estadounidense en relación a temáticas de seguridad internacional.