INTERNACIONALES: FRED LUCAS

Irán: cuatro variables para tener en cuenta, tras la protesta ciudadana

Tras respaldar a los manifestantes que decidieron tomar las calles contra la dictadura iraní...
07 de Enero de 2018
Tras respaldar a los manifestantes que decidieron tomar las calles contra la dictadura iraní, el presidente estadounidense Donald Trump definirá, la próxima semana, si acaso agitará el fantasma de las sanciones -parte del acuerdo nuclear que el ex presidente Barack Obama firmó y que fuera ampliamente criticado por la actual Administración americana.
 
La manifestación de carácter pacífico, que dio inicio hacia fines de diciembre en la ciudad iraní de Masshad, se ha extendido a urbes importantes como Teherán, Qom y Shiraz.
 
Manifestaciones en IránLos manifestantes se pronunciaron en contra del gasto de los más de US$ 100 mil millones de activos iraníes descongelados -medida que emergió del convenio nuclear entre EE.UU., Irán y otras naciones-, que terminó siendo destinado a ampliar la influencia del régimen de Irán en Oriente Medio, en lugar de ser destinado a lidiar con problemáticas de orden doméstico. Entre los cánticos pronunciados por los manifestantes, se oyó: 'Abandonen Siria; piensen en nosotros'.

A continuación, la opinión de los expertos en relación a los próximos asuntos que el drama iraní irá desplegando:

 

1. ¿Qué otra cosa puede hacer Estados Unidos?

 

'Trump y Pence se han comportado correctamente, en lo que hace a retórica, al comparárselos con el approach utilizado por Obama, que nada dijo en 2009', sentenció Michael Makovsky, presidente del Instituto Judío para la Seguridad Nacional de los Estados Unidos, al medio The Daily Signal. 'Pero la Administración necesita tomar medidas, más allá de la retórica', agregó Makovsky. 'Irán desea aplastar a los manifestantes. Teherán bien puede haber ganado este round, pero el gobierno americano bien podría elevar los costos. El gobierno iraní está jugando a la defensiva, si acaso está haciendo algo'.

Lo cual no significa que Estados Unidos habrá de enviar tropas, puntualizó Makovsky. Antes bien, podría enviar fondos, consejeros y acaso armamento a grupos que se oponen a la ampliación de la influencia iraní en Oriente Medio. El analista agregó que Estados Unidos debería respaldar una 'confederación libre' de grupos, a los efectos de que construyan un gobierno en Siria -reemplazando al régimen de Basher al-Assad, respaldado por Irán.

'La doctrina reaganista se trató de financiar a fuerzas anticomunistas', explica Makovsky. 'La Administración Trump habrá de tomar prestada una página del libro de Reagan, en la forma empleada para elevar los costos para el expansionnismo soviético'.

Otros expertos se mostraron más cautelosos a la hora de mencionar un involucramiento directo, pero todos coinciden en la necesidad de incrementar el disenso interno en Irán, a expensas del régimen islamista que gobierna. Aún cuando el régimen iraní busca bloquear las redes sociales, el gobierno estadounidense debería continuar la promoción de su mensaje en Radio FARDA, aclaró James Phillips, investigador senior para Oriente Medio en el think tank estadounidense The Heritage Foundation. Radio FARDA es la rama iraní de Radio Free Europe, que fuera utilizada en su momento para combatir la censura soviética durante la Guerra Fría. Emite su señal desde República Checa.

Phillips explicitó que Estados Unidos también habrá de imponer más sanciones contra la Guardia Revolucionaria de Irán, que es la división de élite en las fuerzas armadas que tiene a su cargo la protección del sistema islamista en ese país, y que cuenta con amplias porciones de poder político.


2. ¿Hacia el fin del régimen?

Las protestas motorizaron todo tipo de especulaciones, en relación a si acaso se asiste al comienzo del fin del sistema de gobierno que diera inicio en la Revolución Islámica de 1979. Pero Phillips aclaró que esa alternativa aún no es probable. 'Dudo que el régimen se desmorone a partir de estas protestas, pero las manifestaciones sí contribuyen al debilitamiento de los cimientos del modelo', dijo Phillips a The Daily Signal. Se refería al fracaso de las protestas de 2009, más extendidas que la actual. 'A menos que se observe un gran incremento en las cifras de manifestantes, aquél escenario no cuenta con probabilidades de ocurrencia'.

El gobierno aplastó a las manifestaciones estudiantiles que pedían por mayor libertad en 2009. Luego de una disputada elección presidencial, el creciente 'movimiento verde' comenzó en 2009, cuando los manifestantes exigieron elecciones libres y justas. Con todo, las nuevas manifestaciones cuentan con una dimensión previamente no registrada en otras protestas: las actuales involucraron mayormente a jóvenes de clases urbanas y educadas.

'La diferencia con la actual es que aquella se centró en los pobres de áreas rurales. Hasta el momento, ese ha sido el pilar del apoyo por el actual régimen', dice Phillips. 'De ese sector social han salido muchos miembros de la Guardia Revolucionaria. Eventualmente, el gobierno iraní esta condenado, pero el tempo es impredecible, puntualizó Phillips, trazando un paralelo histórico. 'Con la Unión Soviética, una vez que la lealtad del pueblo hacia una idea se hubo desmoronado, el gobierno debió recurrir cada vez más a la represión', agregó Phillips. 'Cuando eso sucede, los días de un régimen están contados. Pero nadie sabe cuántos días le quedan'.


3. ¿Qué sucederá con el convenio nuclear de la Era Obama?

El convenio nuclear multilateral de 2015, liderado por Estados Unidos, alivió las sanciones contra el régimen, a cambio de una detención perentoria del desarrollo de armamento nuclear de parte de Teherán. El Plan Extendido de Acción Conjunta (JCPOA) incluyó a la Gran Bretaña, Rusia, China, Francia y Alemania. En octubre pasado, Trump anunció que Estados Unidos no se retiraría por completo del tratado, pero que no se acogería a las certificaciones tipificadas del mismo, remitiéndose a los términos del Acta de Revisión del Acuerdo Nuclear (INARA), afirmando que el convenio no hace a los mejores intereses de los Estados Unidos. 

Mientras que el convenio nuclear con Irán jamás fue ratificado por el senado americano, los críticos afirman que la Ley INARA, de 2015, patrocinada por el Senador Bob Corker (Republicano, Tennessee), ayudó a la codificación de la legislación aprobada por el Congreso, al respecto de que una acción ejecutiva presidencial podría torcer los términos del convenio, al arribar un nuevo mandatario. La próxima semana -alrededor del 12 de enero-, Trump deberá decidir si acaso otorga renovación a las sanciones contra Irán (prórrogas que ya previamente el presidente firmó).

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, no fue clara al respecto de las intenciones del presidente estadounidense, al consultársele sobre las prórrogas del 2 de enero. 'Ciertamente, mantenemos abiertas nuestras opciones en lo que a sanciones respecta', apuntó Sanders. 'En lo que hace a firmar una misiva de prórroga en enero, el presidente no ha tomado una decisión aún, y mantendrá sus opciones sobre la mesa, en tal sentido'.

Es más que probable que Trump firme la prórroga para extender las sanciones, señaló Behnam Ben Taleblu, analista senior sobre temas iraníes en la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD). 'Este respaldo hacia los manifestantes no debería mezclarse con un debate relativo a una salida americana del convenio nuclear con Irán', dijo Talebu a The Daily Signal. 'La decisión de garantizar una nueva prórroga, arribará la próxima semana. Espero que el presidente firme la prórroga. Aún antes del convenio nuclear, Estados Unidos podíoa imponer sanciones no-nucleares. Y estas sanciones no-nucleares pueden prorrogarse'.

A partir de esa prórroga, habrá acción de parte de Trump y del Congreso, sentenció Talebu. El analista afirmó que el presidente deberá continuar demostrando la firmeza de respaldar a los manifestantes, llamar al Congreso a que efectúe cambios a la Ley INARA para volverla más sólida, y poner presión sobre los aliados europeos de Estados Unidos para exigir que Irán modifique su comportamiento.


4. ¿Se verá modificada la respuesta mundial? 

Numerosos expertos coinciden en que el grueso de los aliados europeos de los Estados Unidos y Naciones Unidos ofrecieron una respuesta silenciosa, aún cuando Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita y Canada criticaron al régimen iraní. 'Los europeos se han quedado atrás, porque están menos preocupados por la seguridad y las ideas, y más preocupados por los negocios y los intereses comerciales', afirmó Talebuo. 'Canada se ha comportado de manera más responsable que Europa'.

La Ministro canadiense de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, dijo esta semana: 'Canada continuará respaldando los derechos fundamentales de los ciudadanos iraníes, incluyendo la libertad de expresión'. El presidente francés, Emmanuel Macron, llamó al gobierno iraní a reducir su réplica contra los manifestantes iraníes, pero luego agregó comentarios acusando a los gobiernos de Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel de emplear retórica que 'nos conducirá a la guerra'. Al menos, Francia parece decir mucho más que la mayoría de los aliados europeos, dijo Phillips. El analista opinó que el liderazgo estadounidense será necesario.

'Washington precisa hacer más para presionar a Europa. Gran parte de la UE se ha autosilenciado de cara a los abusos del régimen iraní, prefiriendo enfocarse en cuestiones comerciales', dijo Phillips. 'Los europeos operan bajo la concepción errónea de que el comercio abrirá a que Irán se abra al mundo, pero lo cierto es que Teherán no evolucionará hasta alcanzar una democracia al estilo europeo'.

Artículo original, en inglés, en http://dailysignal.com/2018/01/05/whats-next-for-iran-after-protests-4-elements-to-watch/

 

Sobre Fred Lucas

Lucas se desempeña como corresponsal en la Casa Blanca, para el sitio web estadounidense The Daily Signal (Washington, D.C.). Es autor del libro 'Tainted by Suspicion' (Contaminados por la Sospecha).