INTERNACIONALES: SANTIAGO PEREZ

Brasil y el impeachment: Dilma Rousseff, contra las cuerdas

Pasan las horas, y aumenta la tensión.

14 de Abril de 2016
(Rio de Janeiro) - Pasan las horas, y aumenta la tensión. El aire se corta con una tijera en Brasilia, donde la negociación política lo abarca todo. Luiz Inácio Lula da Silva trabaja a contrarreloj, ofreciendo cargos y favores políticos a diputados opositores -a cambio de votos. La coalición de gobierno se resquebraja. La base aliada de partidos que gobernara el país por más de una década es hoy historia.

Michel TemerAl PMDB se le suman otras tres fuerzas que en las últimas horas abandonaron el oficialismo. Escapan del gobierno, conforme no desean hundirse con el barco. La oposición corre detrás del número mágico: 342. Esa es la cantidad de votos necesaria para que el impeachment sea aprobado en diputados y pase a ser tratado en el senado. Dos tercios de los legisladores sellarían el primer paso hacia la destitución de la Presidente. Lula necesita del apoyo de solo un tercio de la cámara para bloquear el proceso y salvar a su ahijada política. Tales son las reglas del juego.
 
Dilma RousseffFinalmente, Dilma acusa recibo de su precaria base de sustentación política y lanza un grito de guerra: 'Resistiré hasta el último minuto'. Intenta despejar los rumores que circulan sobre su eventual renuncia. Hay quienes sostienen que preferiría dimitir a ser enjuiciada.
 
El vicepresidente, Michel Temer, primero en la línea sucesoria y posiblemente el principal beneficiado del embrollo, ya se prueba el traje de Presidente. En un audio supuestamente privado y filtrado a los medios locales, Temer explica sus planes como si ya hubiera tomado el mando. Habla allí de la necesidad de construir un gobierno de 'salvación nacional' que fomente el diálogo entre partidos y promueva la pacificación del país. También se refiere a la crisis económica: afirma que Brasil debe reconstruir la confianza internacional y valorizar la inversión privada, a los efectos de retomar la senda del crecimiento. Por último, ratifica la necesidad de sostener los programas sociales vigentes. Pareciera tratarse de un mensaje dirigido a todo el arco político en busca de apoyo para su causa. Temer quiere ser el presidente de la República Federativa del Brasil.
 
Brasilia ya esta blindada y espera una gran concentración en el denominado 'Eje Monumental' durante la votación del domingo. Se ha instalado un gigantesco vallado que atraviesa la totalidad del parque frente al Congreso Federal que, cual Muro de Berlín, dividirá la ciudad en dos. De un lado los defensores de la Presidente Dilma Rousseff y, del otro, los partidarios del impeachment. Si bien el mecanismo del juicio político está claramente contemplado en la constitución y se ajusta a derecho, desde el Partido de los Trabajadores se viene denunciando desde hace meses un 'intento de golpe'. Así están las cosas en el más extenso y populoso país latinoamericano.
 
Mientras tanto, la actividad económica se desploma, rompiendo récords y récords de contracción del PBI. Por supuesto que a estas alturas eso a nadie le importa. En las actuales circunstancias, el horizonte máximo de clase política se limita a las próximas 96 horas.

 
Sobre Santiago Pérez

Es Licenciado en Relaciones Internacionales. Observador de la política internacional desde el enfoque realista, es columnista de una decena de medios gráficos y digitales del mundo de habla hispana. Reside en Río de Janeiro, Brasil, y publica regularmente en su sitio web Equilibrio Internacional.