ECONOMIA INTERNACIONAL: AXEL KAISER
El espejismo de la igualdad

Una sociedad que persigue la igualdad por sobre la libertad, afirmó Milton Friedman, no termina ni con la una ni con la otra.

ECONOMIA INTERNACIONAL: MACARIO SCHETTINO
El miedo al mercado y la generación de riqueza

Los humanos tenemos tres únicos intereses básicos: comer, que no nos coman, y reproducirnos. De ellos, el segundo es el más fuerte, porque comer y reproducirse puede hacerse varias veces.

INTERNACIONALES: JOHAN NORBERG
El porqué de los disturbios en Suecia

“Todos deberían haber estado muy felices”, dice Robert A. Heinlein en su novela de 1942 Más allá de este horizonte (Beyond This Horizon)...

ECONOMIA INTERNACIONAL: GABRIELA CALDERON DE BURGOS
¿La década de América Latina?

En 2010, Martin Sorell -de la empresa WPP- presagiaba que la década 2010-2020 sería "la década de América Latina". Existía un optimismo exagerado respecto de la región...

ECONOMIA INTERNACIONAL: MAURICIO ROJAS
Suecia, en llamas

"Arden los suburbios de Estocolmo", replican los medios. Lamentablemente, esto es cierto, pero en absoluto inesperado para quien conozca el lado oscuro del paraíso sueco.

ECONOMIA INTERNACIONAL: DAVID BOAZ
La ingenuidad acerca de un Estado con poder ilimitado

Al movimiento a favor de un gobierno más limitado le debe estar yendo bien, considerando todos los ataques que ha generado recientemente. Los periodistas, tanto en Atenas como en Albany, Nueva York, denuncian la “austeridad” y los “recortes” del gasto público.

ECONOMIA INTERNACIONAL: ALFREDO BULLARD
Quien crea los impuestos, ¿también debe gastarlos?

Juanito es alcohólico. Todo lo que gana se lo gasta en trago. Desatiende a su familia para alimentar su vicio. Su sueldo es pagado por los vecinos de su barrio, quienes contribuyen a su manutención. Pero además, por una extraña circunstancia, Juanito tiene una facultad especial: puede fijar su propio sueldo. El lo fija, otros lo pagan.

INTERNACIONALES: POR GABRIELA CALDERON DE BURGOS
¿De la cuna a la tumba?

A los indignados en los países desarrollados se les inculcó desde niños la idea de que el Estado los cuidaría “desde la cuna hasta la tumba”. El Estado les daría educación, atención médica, una pensión en su jubilación, etc. Como no solo les prometieron estos beneficios sino que les dijeron que tenían derecho a ellos, los indignados naturalmente esperan recibirlos de manera gratuita. ¿Son gratis estos beneficios? Si no lo son, ¿quién los paga y cuándo?

Páginas